¿Cuáles son los cultivos más rentables de 2019?

La rentabilidad de una explotación agrícola, como un olivar, una plantación de almendros o pistachos, depende principalmente de la producción por hectárea que se pueda conseguir y del coste unitario al que se consiga esa producción.

Es por este motivo por el que la mayor parte del trabajo de un productor o agricultor va encaminado a la búsqueda del aumento de la producción en su finca. Sin embargo, muchas veces se busca este aumento de la producción sin reparar en los costes, lo que hace que el productor no salga del bucle de la dependencia, es decir, produce más pero más caro, por lo que no gana más y, encima, tiene más riesgo.

Por lo que es importante tener en cuenta estas tres claves:

  • la disponibilidad de agua en el suelo
  • Los problemas con plagas y enfermedades
  • La nutrición de la planta completa y equilibrada

En el mercado de la agricultura en España existen varios cultivos rentables que permiten recuperar de la forma más óptima la inversión. 

1. EL OLIVAR

Los sistemas de cultivo súper intensivos permiten que estos sean más productivos a la par que aceleran el proceso de la propia producción. En consecuencia los cultivos ofrecen una elevada rentabilidad a corto plazo.

En OLIVAR es un cultivo tradicional, que gracias a la aplicación de dichos sistemas se han convertido en uno de los cultivos más rentables en España, ya que también ha permitido que se intensifique la producción de los mismos.

El olivar de seto ha visto mejorada su rentabilidad gracias a la mecanización de las tareas con la consecuente reducción de los costes de producción. El sistema súper intensivo de cultivo de olivo se compone de hileras jóvenes de olivos en seto, cuyas densidades rondan los 1000 árboles por hectárea. Las calles, en consecuencia, no superan los cuatro metros de anchura y la recolección está completamente mecanizada, desde el derribo del fruto, la recepción y su posterior transporte. Y para optimizar el cultivo se han reducido los marcos de plantación tradicionales de 6×6 metros a 3,5 x 1,5 metros con una anchura de seto de 60 a 80 cm, permitiendo a su vez obtener mayores pies por hectárea plantada.. De este modo, transcurridos 3 años desde la plantación ya podemos comenzar a obtener la primera cosecha, de hecho al cuarto año es posible alcanzar la amortización total de la plantación.

El olivar, protagonista principal nuestros paisajes andaluces, será más rentable y sufrirá menos problemas de erosión si comparte su protagonismo con otros cultivos. Intercalando oleaginosas para ganado, plantas aromáticas, medicinales o incluso aloe vera entre las calles del olivar crecerá su rendimiento. El empleo que este tipo de sistema de cultivo generará será clave para facilitar el anclaje de la población en zonas rurales y el relevo generacional, sobre todo en zonas de olivar de montaña o pendiente donde el abandono de la tierra suele ser más acusado.

 olivo_cultivo_rentable

2. EL ALMENDRO

En cuanto al ALMENDRO,es muy explotado  en las últimas décadas, es preciso tener en cuenta que existen diferentes sistemas de plantación para este fruto y cada uno de los mismos ofrece diferentes resultados, tanto buenos como menos beneficiosos.

Si nos centramos en la rentabilidad de la plantación siempre tendremos que optar por sistemas semi intensivos o súper intensivos, siendo la segunda opción la más rentable. Cuando hablamos de plantaciones de almendro semi intensivas se emplean marcos de 6 x 6 metros, el coste suele rondar los 6.100 euros y la recuperación de la inversión tiene lugar a los 7 años. Ahora bien, si optamos por la producción súper intensiva, el coste es superior al doble (14.700 euros) aunque necesita 2 años menos que el anterior para recuperar la inversión (tan solo 5).

Hay que tener en cuenta que el cultivo del almendro cuenta con una gran superficie y tradición en Andalucía, con unas 150.000 hectáreas, la región de mayor implantación (28%), superficie que crece año tras año. La mayoría de las plantaciones tradicionales están ubicadas en zonas con graves limitaciones edafoclimáticas y en secano. La expansión del cultivo se está dando tanto en las zonas tradicionales como en otras que no lo eran, normalmente bajo buenas condiciones de cultivo y puesta en riego, que está alcanzando un alto nivel productivo y de rentabilidad.

Los niveles productivos suelen oscilar de media entre 300 y 500 kg por hectárea de almendra grano, si bien, bajo buenas condiciones de suelo, lluvia y un adecuado manejo, pueden situarse por encima de los 1.000 y el futuro que se prevé para este tipo de plantaciones al menos a corto y medio plazo es bueno.

Si bien, empleando ambos sistemas de plantación se puede apreciar cómo la rentabilidad del cultivo del almendro a corto plazo ha mejorado en los últimos años, convirtiéndolo en uno de los cultivos más interesantes cuando hablamos de retorno de la inversión realizada.

almendro_cultivo_rentable

3. EL PISTACHO

Otro de los cultivos que podemos calificar como rentable es el PISTACHO, el cual a su vez presenta una estupenda adaptación al clima de España, y además se prevé un aumento de su precio en los próximos años, lo cual aumentaría considerablemente la rentabilidad en caso de decidirse por esta opción de negocio.

El cultivo del pistacho puede ser una buena alternativa al olivar, adaptándose bien a nuestro clima, siendo una buena alternativa a zonas de sierra donde el olivar es un cultivo que tienen un margen de beneficios escaso. Del mismo modo, se ha de tener en cuenta que las labores no son coincidentes en el tiempo con el olivar (recolección, poda, etc…), por lo que permite la diversificación.

Si bien es preciso tener en cuenta que la producción del pistacho está estrechamente ligada al tipo de plantación: pies injertados o por injertar. Si hablamos de plantaciones con pies injertados las primeras producciones comenzarán a obtenerse pasados 3 años. Mientras que si se trata de plantaciones con pies por injertar el periodo de tiempo aumenta a 7 años.

La producción en secano es de entre 800 y 1.200 kilos y en regadío se puede llegar a 1.500 o 1800. Es un cultivo que para su correcto desarrollo tiene la necesidad de contar entre 800 y 1.000 horas de frío, en función de la variedad que se plante.

No obstante, la recuperación de la inversión en pistacho es algo más lenta que en los otros frutos mencionados y suele rondar entre los 7 u 8 años. De modo que aunque se considera un cultivo completamente rentable, a corto plazo es imposible obtener resultados.

Lo que está animando a los agricultores a invertir en el pistacho es el buen precio que tiene actualmente el fruto, unos 7 € el kilo, y las perspectivas de mercado en una Europa deficitaria que importa el 90 % de lo que consume. Los grandes productores de pistacho son actualmente Irán con 300.000 hectáreas, y Estados Unidos, con 100.000, así que los proveedores están todos bien lejos y en Europa sólo España y algún otro país del sur tiene las condiciones climáticas que necesita el pistacho.

CULTIVOS RENTABLES EN ESPAÑA EN FUNCIÓN DE LA ZONA GEOGRÁFICA

Los cultivos más rentables a corto plazo son aquellos anuales o extensivos que nos proporcionan una cosecha al año o dos. No obstante, y aunque a la larga la rentabilidad se fundamenta en una plantación, existen zonas en las que la única opción pasa por escoger cultivos anuales que permitan, en efecto, explotar los cultivos agrícolas.

En esta tesitura existen diferentes cultivos óptimos para cada lugar, y se clasifican en cultivos de secano y cultivos de regadío: Los cultivos de secano se desarrollan mayoritariamente en las zonas cerealista (productoras de trigo, centeno y cebada) que predominan en Castilla y León, Castilla la Mancha, Andalucía y Aragón. Por su parte, las opciones que mejores precios cotizan los la carmelina y la colza. En cuanto a los cultivos de regadío, entre los que podemos destacar el maíz, el cereal y los forrajes, presentan menor rentabilidad debido al alto coste en gasoil, abonos y fitosanitarios. La zona mediterránea es conocida precisamente por albergar este tipo de cultivos.

No obstante en este caso existen dos opciones para aumentar su rentabilidad, bien aportándoles un valor adicional, como por ejemplo, cultivar maíz para consumo humano en vez de animal, u optar por trigo de calidad para planificadoras. Este tipo de alternativas pasan por realizar negocios con aquellas empresas que desean comprar la cosecha, y precisamente para tal intercambio se establece un precio mínimo que aumenta los ingresos del propio cultivo.

Por otro lado es está la posibilidad de mantenerse en cultivos de secano pero variando el carácter. Por ejemplo sustituir el maíz por la soja, o los cereales por horticultura para industrias conserveras.

Tomillo, lavanda o romero entre las calles de los almendros; productos hortícolas como lechugas o brócoli entre los árboles frutales y rotaciones de guisantes con cereales de secano terminan de dibujar el mapa de la diversificación rentable para España.

CULTIVOS ECOLÓGICOS RENTABLES

Si hablamos de cultivos ecológicos, la rentabilidad se multiplica. La AGRICULTURA ECOLÓGICA es mucho más rentable que la tradicional, ya que los agricultores de esta variante orgánica cobran entre un 22 y 35% más por sus productos. Y es que lo ecológico aparte de estar de moda es sostenible y se considera meramente la agricultura del futuro. En este sentido los cultivos ecológicos más rentables son sobre todo hortalizas y frutas, que acotando a los destinatarios que se dirigen aportan una elevada rentabilidad.

En AGROGESTIONA sabemos la importancia de la producción sostenible de alimentos seguros y de calidad para la sociedad. Y abogamos precisamente por la innovación de productos que permiten avanzar hacia una agricultura mundial sostenible y eficaz.
Es por eso que si lo desean pueden visitar nuestra oficina situada en ctra. de Granada, 12 (Junto a juzgados de Baza ) o llamar a nuestro telf: 958 075 988  y se les asesorará en todo lo que podamos para que saque la máxima rentabilidad a su finca.

Acerca de Agrogestiona

AGROGESTIONA nace con la vocación de ofrecer al sector agrícola, ganadero e industrial de nuestra tierra soluciones a las necesidades técnicas, administrativas y legales que se le presentan en el desarrollo de su actividad. Trabajamos por un sector agrícola, ganadero e industrial profesionalizado, rentable y prospero que reactive la economía de nuestra tierra y que ilusione e incorpore a gente joven.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s